Sé consciente y escucha a tus empleados

Es usual notar la diferencia entre los subordinados y sus jefes o algún otro cargo superior; además de ser obvia esta desigualdad es algo normal en cuanto a puestos de trabajo, obligaciones, entre otras cosas. Pero lo que, si no se debe volver común, es la injusticia que muchas veces vienen de parte de los superiores y con esto no necesariamente nos referimos a algo directo o súper abusivo como lo es el acoso laboral o alguna otra cosa similar; sino lo injusto al momento de los beneficios ofrecidos que en algunos casos suelen no ser los requeridos o peor aún son irrazonables.

Inclúyete en el grupo de trabajo y presta atención a sus demandas

Entre los beneficios que los empleados agradecerían a sus jefes, principalmente está el del buen trato que incluye la confianza y la autonomía; con esto hacemos referencia a tanto control, restricción para llevar a cabo las labores, de igual forma las presiones innecesarias que solo crean un clima basado tenso que solo trae frustraciones que desganan al funcionario. En este sentido, una forma de motivación benéfica, es reconocer sinceramente los logros y/o alcances realizados por el trabajador; una acción que lo hará sentir valorado y sin duda alguna le dará ganas de seguir aportando sus conocimientos positivamente y con la misión de seguir logrando.

Otros puntos que son fundamentales como beneficiosos para la parrilla de trabajadores, es llevar a cabo y mantener un buen liderazgo, gestión y comunicación, que permita la buena comunicación e información a todos los empleados por igual, sin dejar ninguno por fuera; desde luego mantenerse al día y saber qué está pasando en la empresa, es algo que los trabajadores agradecerán. No olvidemos las merecidas vacaciones de calidad, esas en la que las personas pueden desconectarse de un todo del trabajo sin nada que los moleste ni deban atender o sentir culpa de no hacerlo.